El año pasado ya os conté sobre los carteles que ponen cada mes en el metro de Tokio para concienciar a la gente de que no debe de hacer ciertas cosas. Ayer vi uno que me llamo bastante la atención.