Tener un coche en Japón, puede ser una carga económica realmente grande. Para empezar, cuando se va a comprar un coche en Japón, hay que presentar un certificado como que tienes donde aparcar el coche ¿Y porque piden esto?, pues simplemente porque en Japón no se pueden aparcar los vehículos en la calle, si no que hay que dejarlos siempre en parkings (que el 90% son de pago), por lo tanto, cuando uno se compra un coche, debe de presentar un certificado como que puede aparcar el coche en su casa (en el caso de tener terreno) o que ha alquilado un aparcamiento durante unos cuantos meses.

Una vez ya se ha comprado el coche, y se ha pagado el parking para dejarlo todos los días, hay que tener en cuenta que cada dos años y que pasar una revisión, la cual suele costar alrededor de 200000 100000 yenes y si el coche tiene mas de 10 años, hay que pasar esta revisión todos los años, por lo tanto, antes de comprar un coche de segunda mano de mas de 10 años, hay que pensárselo realmente bien antes de comprarlo.

Para finalizar hay que contar con el precio de la gasolina que esta casi igual que en España y con que en Japón se paga peaje cada pocos kilómetros si se va por carriles rápidos (que la velocidad máxima permitida son 100 km/h), por lo que moverse por dentro de Tokio por ejemplo puede salir bastante caro en peajes si no se quiere ir por todas las calles con atascos de la ciudad.