Ya os había dicho una vez que el septiembre del año pasado cuando vine por primera vez a Tokio me traje el material necesario para hacer una buena paella. Pues hoy, como muchos de los valencianos de España, yo también he hecho una paella aquí en Tokio.
En la parte de afuera de la casa, tenemos un terrenito pequeño que rodea a la casa, pues en ese terreno hemos plantado una mesa, sillas, la botella de butano y el paellero y hemos hecho paella. La paella ha salido muy buena, y les ha encantado a todos, el único detalle ha sido que el arroz de aquí es diferente al de España, y con quince minutos hirviendo no le basta porque se queda duro, así que el arroz de aquí necesita unos cuarenta minutos para que este bueno, menos mal que mis abuelos me enseñaron a guardar un poco de cado antes de echar el arroz por si la paella se quedaba sin agua antes de que estuviera listo, y eso es lo que me ha salvado.

Preparando el puesto de cocina.

Empezando con la paella.

Que buena ha salido.

Ya no queda paella.