Hoy estoy muy feliz!!
Resulta que después de mucho tiempo sin poder comer jamón cuando quiera por los precios desorbitados que tienen los jamones en Japón, he conseguido un jamón por medio de un amigo que tiene otro amigo encargado de un restaurante español aquí en Tokyo.
El jamón de 8.5Kg me ha salido casi al mismo precio como si lo comprara en España, ya que me lo han dejado a precio de coste, y además he conseguido en el mismo restaurante una jamonera (Por no darle problemas a nadie no voy a decir el precio o el nombre del restaurante).

Seguro que mas de uno se me queda mirando cuando vaya al trabajo y cuando todos se estén sacando sus obentos a la hora de comer y yo me saque un bocadillo de jamón con tomate de medio metro.