Una cosa curiosa de Japón es lo caro que es el mantenimiento de la vivienda o lo que en España seria algo así como “la comunidad” o “gastos de escalera”, osea, unos gastos que tienen los pisos y que en España se paga normalmente una pequeña cantidad de dinero todos los meses a una cuenta común que tienen todos los residentes en dicho edificio, y normalmente se cambia el encargado de hacer todos los tramites del edificio cada pocos meses (por lo menos en Castellón).

En Japón esto no funciona de esta manera si no que en el que ha construido el edificio es el supuesto dueño de la finca, y los que han construido la finca ponen a un portero en dicho edificio que es el que se encarga del mantenimiento del edificio, comprar las cosas que hagan falta para la comunidad, o incluso cambiar cosas dentro de los propios pisos. En nuestro caso, por ejemplo, en el edificio que vivimos ahora van a cambiar todos los interfonos por otros con cámara y nos van a cambiar el grifo del baño por otro modelo que se acople mejor al de nuestra lavadora “gratis”, y pongo “gratis” entre comillas porque ahora no tenemos que pagar nada, pero desde que se es propietario de un piso, hay que pagar todos los meses a los que contruyeron el edificio para que hagan todo el mantenimiento, y  normalmente estas cantidades son bastante caras si las comparamos con España.
Los precios que se paga de mantenimiento del edificio mensualmente varía depende de en que planta se viva (las plantas mas altas son las mas caras), como sea de grande la terraza, cuanta gente viva en la finca (cuanto mas grande es la finca menos se paga porque hay mas dinero para recolectar) etc. Los precios pueden andar entro los 10000 yenes a 35000 yenes mensuales, aunque estoy seguro que los edificios de lujo deben de pagar muchisimo mas.

En nuestro caso por ejemplo, el edificio es pequeño ) solo tiene 5 plantas y vivimos en el 5º, por lo que todos los meses tenemos que pagar 27000 yenes al mes solo de gastos del edificio.

Todos estos gastos no se suelen pagar cuando se alquila un piso, ya que estos gastos ya están incluidos en el alquiler y es la persona dueña del piso la que paga este dinero a los que contruyeron el edificio.