Hoy, paseando por la calle me he encontrado con estas curiosas vallas de obra. En vez de poner las típicas barras rojas y blancas o los típicos conos, había unas ranas verdes muy kawaii.
Así da gusto ver las obras y no les coges manía a estas.