Hoy he ido a ver una gran carrera de caballos (keiba) que se hacia hoy en Tokio.
Muy cerca de donde vivo en Fuchu hay un hipódromo muy grande donde se suelen celebrar grandes carreras de caballos, así que he podido ir en unos minutos en bicicleta.

La entrada sin asiento reservado vale 200 yenes (1,4€) y la entrada con asientos reservados en un sitio un poco mas especial vale 1000 yenes (7€). Lo de no tener el asiento reservado significa que hay unos cuantos asientos, pero no para todos, así que solo se sientan los primeros que llegan, aunque como el reciente es tan grande y hay tantos sitios para ponerse de pies, no es que haga mucha falta. Además, también puedes estar entrando y saliendo de la zona de carreras para ir viendo como entrenan los próximos que van a salir a correr, ya que las carreras empiezan por la mañana y acaban por la tarde, con lo que con ese precio se pueden ver hasta 12 carreras.

Las carreras de hoy concretamente eran carreras de yeguas, y después de hacer una carrera, pasan unos 30 minutos hasta que empieza la siguiente, ya que hoy se hacían carreras en mas lugares de Japón, así que entre una carrera y otra se podía ver por las pantallas gigantes las carreras de las otras ciudades.

El recinto esta muy bien acondicionado, con muchísimas tiendas, pantallas gigantes en medio del hipódromo, cientos de televisores por dentro del recinto y sobre todo cientos de maquinas para hacer apuestas a los caballos ganadores.

Yo no sigo las carreras aquí en Japón normalmente, así que no me conozco a los caballos que suelen ganar, pero como ya he contado alguna vez, he tenido caballos unos cuantos años, así que hoy, antes de cada carrera, me iba y me ponía a ver como entrenaban los caballos y luego le decía a Ayumi los caballos que tenían pinta de ser los mejores y el caballo que yo creía que iba a ganar, y de las tres carreras que hemos visto, he acertado en 2 cual iba a ser el caballo ganador y en la tercera se ha quedado segundo el caballo que yo pensaba que iba a ganar. Puede ser casualidad, o intuición, pero aquí habían pantallas con gráficas de los caballos del numero de carreras que habían ganado, las posiciones anteriores, la opinión de los expertos etc y todo el mundo iba mirando estos datos para hacer las apuestas.

Podeis ver todas las fotos aquí.

 

Instalaciones del hipódromo por dentro.

Primera carrera donde aun no había llegado la gente.

Parte interna del hipódromo.