La ciudad de Hiroshima conmemoró ayer, en una ceremonia a la que acudieron alrededor de 40 mil personas, el 62 aniversario del primer ataque nuclear de la historia que, con el bombardeo a Nagasaki tres días después, son los únicos en que se han utilizado bombas atómicas.En el acto, al que también asistieron diplomáticos de 42 países -el mayor número jamás reunido en los aniversarios del bombardeo-, el alcalde de la ciudad, Tadatoshi Akiba, advirtió de que la proliferación nuclear está ganando impulso por “un puñado de líderes trasnochados”.

En efecto, cuando el avión Enola Gay dejó caer la bomba Little Boy sobre Hiroshima y mató a 140 mil personas, sólo Estados Unidos tenía armas nucleares. Hoy, los países capaces de desatar el Holocausto atómico son ocho: al Pentágono se han sumado las otras cuatro naciones con escaño permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: China, Reino Unido, Francia y Rusia, así como Israel, India y Pakistán, aunque de éstos últimos países no hay confirmación oficial.

(Vía: Jornada)