El fin de semana pasado estuve en el Tanabata Matsuri que se celebraba entre Asakusa y Ueno.

El matsuri estaba muy dedicado a los niños y era bastante pequeño, simplemente una calle muy larga que iba desde Asakusa hasta Ueno con un montón de tiendecitas.
Si no sabéis la historia de Tanabata, podéis leerla aquí donde ya os la conté hace unos años, pero como es típico en estas fechas, escribí mi deseo en un papel y lo colgué. Si mañana día 7 no llueve se debería de cumplir mi deseo como bien dice la leyenda, así que esperemos que mañana no llueva y así España podrá ganar el mundial :D