Los problemas en el mercado global, la inflación estable y débiles datos económicos parecen ofrecer todos los ingredientes para que un banco central posponga el alza en las tasas de interés. Pero no para el Banco de Japón. Mientras que la retórica de otros gobernadores de los bancos centrales más importantes se tiñó de cautela ante los cambios en el mercado global como consecuencia de la crisis del mercado hipotecario de riesgo, Toshihiko Fukui del Banco de Japón mantuvo que la política debe endurecerse.

La incertidumbre del mercado fue suficiente para mantener las tasas estables en agosto en un nivel del 0,5 por ciento, pero Fukui rápidamente destacó su determinación de incrementar las tasas de interés con el objetivo de evitar lo que denominó los dolorosos ajustes del mercado.

“Las condiciones económicas locales se encuentran en línea con los pronósticos del BOJ, por lo que una vez que regrese la calma a los mercados financieros el banco seguirá adelante y aumentará las tasas,” dijo Hideo Kumano, economista jefe del instituto de investigación Dai-ichi Life.

“El BOJ parece apegarse a su postura de incrementar las tasas una vez cada seis meses,” lo que significa que la próxima alza podría tener lugar en octubre seguida por otra a principio del próximo año,” dijo.

Muchos economistas esperan un aumento en las tasas a un 0,75 por ciento para fin de este año y al 1,0 por ciento antes de que finalice el término de Fukui en marzo.

¿Por qué se encuentra el Banco de Japón tan determinado a incrementar las tasas?

Una razón son los recuerdos de la burbuja económica que experimentó Japón a finales de la década de 1980 y principio de la de 1990 que llevó a una caída y a casi una década de deflación.

El BOJ dijo en varias ocasiones que necesita actuar de forma preventiva ante la primera señal de un recalentamiento en la economía.

Los funcionarios están preocupados porque la posibilidad de mantener las tasas en un nivel bajo por demasiado tiempo exacerbará los cambios económicos, aún si los políticos temen que el alza en las tasas llevará a la economía de regreso a una recesión, de lo que fue acusado el BOJ en el 2000.

Hasta el momento, la economía está mostrando más señales de desaceleración que de recalentamiento.

El crecimiento mostró un débil 0,1 por ciento en el período abril-junio, con el tibio gasto personal que se espera mejore en el próximo trimestre.

Las débiles estadísticas del gasto de capital que se dieron a conocer el lunes incrementaron las expectativas de que los números del crecimiento en abril-junio podrían ser revisados a la baja durante la próxima semana.

Los precios estructurales del consumidor cayeron por sexto mes consecutivo.

Pero el Banco de Japón está intentando mirar hacia delante y algunas estadísticas indican que habrá inflación.

Mientras los precios al consumidor cayeron por algunos meses, los precios mayoristas se encuentran al alza y podrían alimentar los precios del consumidor. Fueron un 2,1 por ciento más altos en julio respecto del mismo período del año anterior.

Respaldando ese escenario, algunos precios de alimentos están aumentando en una señal de que las empresas finalmente están siendo capaces de trasladar los mayores costos al consumidor.

La tasa de desempleo se ubica en un mínimo de 9 años del 3,6 por ciento, lo que eventualmente podría generar un mayor impulso para el crecimiento salarial y el consumo, dicen los economistas.

(Vía: Reuters)

Pues si, en Japón también hubo hace unos años la conocida  “burbuja inmobiliaria” por la que esta pasando España en estos momentos. Cada vez que hablo de la situación de la vivienda en España con la familia de Ayumi siempre me dicen que igualito a lo que paso en Japón. La gente se compraba casas y las vendía por muchisimo mas de lo que le había costado al cabo de unos años. Los tipos de interes subieron hasta un 8% hasta que todo callo en picado. De hecho, los padres de Ayumi vendieron una casa que tenían en aquel entonces por el doble de lo que les había costado.
Ahora en Japón la situación es muy distinta, cuando vas a vender un piso de segunda mano, se vende normalmente mas barato de lo que te había costado(lo ven como un coche de segunda mano), a no ser que este en una zona que haya crecido muchisimo y se haya hecho muy popular.

Leyendo el articulo anterior, parece ser que Japón tiene miedo de que esto vuelva a suceder viendo el tema de como esta el tema en EEUU y en España, así que parece ser que van a empezar a subir los intereses como medida de prevención, así que ya sabéis: – ¡Comprad pisos ahora antes de que suban los tipos de interés!.