La agencia espacial japonesa anunció hoy que planea lanzar dentro de seis años un avión supersónico de pasajeros menos ruidoso y con mejor rendimiento de combustible que el Concorde.

El prototipo denominado Scaled Experimental Supersonic Transport (SST) fue ya probado en una versión a escala en dos oportunidades, en julio de 2002 y en octubre de 2005 en la zona de testeo de vehículos espaciales y armas nucleares en Woomera, Australia.

Desde antes de que el Concorde, fabricado con tecnología francesa británica, dejara de volar comercialmente en el 2003, Japón ha estado tratando de desarrollar un prototipo de avión supersónico para vuelos comerciales que permita cubrir en apenas tres horas la ruta entre Tokio y Los Angeles.

Luego de una década de experimentos, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA por sus siglas en inglés) apuntó que el prototipo de tamaño real costará un estimado de 171,7 millones de dólares y estará listo dentro de seis años, aunque no entraría a la aviación comercial hasta el 2020.

La idea es combatir los dos enemigos que tuvo el Concorde: su alto nivel de ruido y elevado consumo de combustible. Especialmente la última variable lo hizo comercialmente inviable luego de 34 años en el aire.

Hasta ahora los expertos japoneses han probado velocidades de hasta mach 5.5 que quintuplican la del sonido a más de 6553 km/h, tres veces más rápido que la del Concorde.

Según el vocero de JAXA, Satoki Kurokawa, la idea es reducir en 50% el nivel de ruido y mejorar la eficiencia en el consumo de combustible, el control en el aire y el aterrizaje.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la ingeniería aeronáutica japonesa sólo ha producido un avión comercial exitoso, el modelo YS-11, fabricado entre 1962 y 1974.

Adicionalmente compañías niponas fabrican partes para el anunciado nuevo modelo Boeing 787, manufacturado en Estados Unidos.

(Vía Clarin)