Lo hará luego de un primer año de gobierno marcado por una serie de escándalos desgastantes y una derrota electoral humillante.

Abe, que con 52 años es el primer ministro más joven de Japón desde la Segunda Guerra Mundial, afirmó que dimitía para propiciar la colaboración de los partidos dentro y fuera del gobierno a fin de que aprueben la ampliación de la misión naval de Tokio que apoya a la operación multinacional en Afganistán.

”En la situación actual, es difícil llevar adelante políticas eficaces que reciban el apoyo y la confianza de la población”, dijo Abe en una conferencia de prensa transmitida al país por televisión. ”He decidido que necesitamos un cambio en esta situación”.

Abe, con un apoyo popular que ha caído al 30 por ciento, se refirió también a la derrota del partido gobernante en las elecciones parlamentarias del 29 de julio, en las que la oposición logró el control de la cámara alta. Afirmó que renunciaba para minimizar la confusión política.

El secretario en jefe del gabinete, Kaoru Yosano, insinuó que Abe tenía ciertos problemas de salud que intervinieron en su decisión, pero declinó especificar.

Abe dijo que había instruido a los dirigentes del partido gobernante para que comiencen de inmediato la búsqueda de un sustituto, pero no anunció la fecha de su salida. Taro Aso, quien fue canciller en su gobierno, figura entre los posibles reemplazos, aunque declinó pronunciarse por el momento. Según medios de comunicación, entre los candidatos están Yosano y el ex ministro de Finanzas Sadakazu Tanigaki.

El Partido Demócrata Liberal, en el gobierno, anunció que designará al sucesor de Abe en un proceso electoral expedito. La agencia informativa Kyodo News informó que la organización política gobernante proyectaba realizar el próximo miércoles elecciones para presidente del partido.

El líder del partido en el gobierno tiene casi asegurada la posición de primer ministro debido a que el PDL controla a la poderosa cámara baja del parlamento.

El súbito anuncio de la dimisión fue hecho menos de un mes después de que Abe reestructuró el gabinete con la intención de recuperar apoyo popular.

Abe anunció su salida justo cuando el gobierno se enfrenta al parlamento para que apruebe la extensión de la misión naval de Japón en el océano Indico.

Estados Unidos ha ejercido presión en Japón para que apruebe la extensión. El embajador estadounidense Thomas Schieffer se reunió la mañana del miércoles con autoridades del gabinete, incluido el canciller Nobutaka Machimura, para insistir en la posición de Washington.

La esperada sesión plenaria de la cámara baja sería demorada al menos para el viernes. La oposición criticó a Abe por renunciar antes de esa reunión.

”He sido político por casi 40 años, y creo que ésta es la primera vez que un primer ministro permanece en el cargo luego que el partido gobernante pierde la mayoría … y anuncia su renuncia poco antes de que sea cuestionado en el parlamento”, dijo Ichiro Ozawa, líder del opositor Partido Demócrata de Japón.

Abe, quien asumió el cargo a finales de septiembre del 2006, tuvo en un principio acciones afortunadas con el mejoramiento de las relaciones con China y Corea del Sur. También en su gobierno la Agencia de Defensa fue elevada al rango de ministerio pleno por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial.

Pero los escándalos en el gobierno comenzaron a finales del año pasado y mermaron de inmediato el apoyo popular de Abe. Cuatro ministros del gabinete fueron obligados a renunciar en los últimos nueve meses, y uno -el primer ministro de Agricultura de Abe- se suicidó por un escándalo financiero.

La cancillería de China elogió en un comunicado a Abe por encabezar una ”mejoría evidente” en las relaciones que se deterioraron en el gobierno de su antecesor, Junichiro Koizumi, y se pronunció por un mayor acercamiento. Corea del Sur expresó una postura similar.

(Vía: Eltiempo)

Increíble, apenas un año al cargo y Abe dimite, aunque no es de extrañar, porque ultimamente pedían casi todos las dimisión de Abe.