El domingo pasado me invitaron a una barbacoa en Kadosawabashi, a uno hora desde Shibuya.

En la barbacoa solo conocía a tres amigas japonesas, las cuales habian sido invitadas porque el novio de una de ellas es medio brasileño medio Japones (half como se les llama aquí) y este había organizado una barbacoa brasileña con unos 10 amigos brasileños y sus novias, aunque en realidad no había ninguno 100% brasileño, todos eran medio japoneses, los cuales vinieron también con sus novias japonesas o medio japonesas también.

Mis amigas me invitaron a mi y algunas amigas suyas mas, así que al final nos juntamos unas 20 personas.
Los brasileños se encargaron de casi todo, compraron mas de 20 kilos de ternera en un supermercado brasileño y un montón de algo parecido a longanizas gordas también brasileñas. La carne estaba estupenda, y aunque me pase mas de cuatro horas comiendo sin parar no pudimos con toda la carne.

Este día parecía que iba a llover (aunque no lo hizo hasta las 18.00 cuando ya habíamos acabado con la barbacoa), así que decidimos hacerla al lado del rio como estaba planeado pero debajo de un puente.

Las cosas que me parecieron curiosas de ese día fueron que toda esta gente vivía cerca del lugar (muy lejos del centro de Tokyo) y que casi todos tenían coches o motos. Además de eso, todos iban con ropas casi igualitas, parecian de una banda de hiphop y era bastante difícil de adivinar de donde eran, ya que no parecían ni Japoneses ni brasileños.

A todos ellos les gustaba el fútbol, y justo debajo del puente, al lado del rio había un campo de fútbol, así que se pasaron un buen rato jugando a fútbol y decidieron hacer partidos contra el otro único grupo de gente que había haciendo barbacoa en el mismo lugar. Al principio el grupo de japoneses al que les pidieron partido (los cuales también habían traído balón y estaban jugando a fútbol también) se acojonaron un poco cuando les dijeron que eran todos brasileños pero nos quedamos ya todos patas abajo cuando nada mas aceptar hacer partido con ellos los brasileños se quitaron todos los pantalones y llevaban otros pantalones de fútbol debajo y luego cogen y se quitan todos las zapatillas y se ponen a jugar descalzos!! Un terreno todo medio arena y medio barro y todos jugando descalzos, eso si que fue un espectáculo!
A pesar de que había algún brasileño que estaba jugando a fútbol y decía que no veía nada de la borrachera que llevaba encima los brasileños ganaron los 3 partidos que hicieron a lo largo del día (5-1, 5-0, 5-0).