Ya he tenido mi primera experiencia conduciendo por Japón. Ayer, después de cenar, a Ayumi se le antojo ir a comprar unas pegatinas con apariencia de diamante para pegárselas en el móvil. Su familia enseguida dijo, si, vamos y nosotros también compraremos algunas cosas, pero su padre había bebido cenando, así que no podía conducir. Pues nada, Alain llevo el coche de la familia hasta la tienda.

Ha sido una experiencia un poco extraña, ya que para empezar el coche es muy grande, con cambio automático, freno de mano en el pie y por supuesto en Japón se conduce por el lado izquierdo, así que por inercia siempre me iba al carril de la derecha. Pero bueno, al final pudimos ir y volver sin incidente.

Aquí os dejo una foto y un par de videos de la experiencia, aunque se ven un poco mal ya que era de noche.

kuruma 001