En el viaje que hicimos el viernes pasado a Shanghai había un guia de HIS esperándonos en el aeropuerto. Dicho guia nos llevo hasta el autobús que iba a nuestro hotel y de camino al hotel iba explicando algunas cosas que podríamos ver y hacer y otras cosas que no deberíamos de hacer.
Entre los consejos de cosas que no hacer o cosas de las que tener cuidado estaban:

1- No beber agua del grifo, ya que esta no es potable aunque si que es buena para lavarse los dientes o ducharnos siempre que no la bebamos. Puede producir diarrea si se bebe dicha agua.
Tampoco beber bebidas con cubitos en restaurantes que no sean de mucha calidad, ya que seguramente estos cubitos estarán hecho con agua del grifo.

2- En Shanghai hay unos 10 colores de taxi. El guia nos recomendó solo coger taxis color azul celeste, blanco o amarillos. Según el guia las otras compañias de taxi no eran mucho de fiar o incluso algunos taxis no son ni empresas legales, por lo que los taxistas podían estar un buen rato dando vueltas para aumentar el numero de kilómetros o simplemente cobrar precios mucho mas caros por ser extranjeros.

3- Debido a que la venta de copias de marca no es legal, por la calle hay mucha gente que se van acercando a los turistas simplemente con un pequeño catalogo con relojes, bolsos, ropa de marca etc. Llevando solo el catalogo evitan que la policía los detenga ya que a simple vista no están vendiendo nada. Dichos individuos pretenden llamar la atención de los turistas para llevarlos a pequeñas casas donde esta toda la mercancía a la venta.
Según el guia, ha habido muchos casos que una vez que los turistas van a dichas casas, si no compran nada no les dejan salir del local, y si intentan salir sin comprar nada se llevan una paliza de un montón de chinos que hay metidos en esos “locales”.

4- Tener cuidado con las cámaras, bolsos y carteras ya que los robos están muy de moda por algunos barrios de Shanghai.

5- No entrar a los conbini (tiendas 24 horas) que no sean de ninguna cadena conocida, ya que en algunas tiendecitas venden agua rellenada del grifo o te dan el cambio con billetes falsos.

6- Tener mucho cuidado al cruzar las calles, ya que los coches van muy rápido y muy a lo loco, saltándose los semáforos en cuanto tienen la oportunidad.

De todos los consejos anteriores, los consejos numero 2 y 3 nos los saltamos un poco a la torera.
Debido a que uno de mis compañeros es chino y el otro lleva viviendo en Shanghai ya unos cuantos meses, nos dejamos llevar mucho por sus consejo.
Por Shanghai fuimos a todos lados en taxi, por lo yo calculo que en estos dos días cogimos el taxi unas 15 veces, de las cuales mas de la mitad no eran de los colores que el guia recomendaba, ya que mi amigo chino siempre hablaba con los taxistas y nos dijo que no había ningún problema si el taxista veía a gente que hablaba chino.

Luego tuve una experiencia única cuando un chino se nos acerco con un catalogo de copias de marcas. De nuevo, mis dos compañeros dijeron que siendo 3 chicos no habría ningún problema, así que seguimos a nuestro vendedor ambulante que nos llevo hasta unos callejones que daban miedo y una vez en los callejones subíamos por casas con escaleras que parecían que se iban a caer, pero una vez dentro de la casa era algún inimaginable. Las casas tenían 3 o 4 plantas llenas de estanterías con relojes, bolsos, zapatillas, camisetas etc. Todo puesto es sus estanterías adecuadamente y bien ordenado. Las copias no son las típicas copias de marcas que se ven en España que en vez de poner Luis Vuitton pone Luis Vitton o algo así, las copias eran como replicas de los originales incluso ordenadas por niveles de calidad de copia. Por lo que yo me entere, parece ser que tienen unos tres niveles de calidad de copia, siendo una que se llama “super A” o “triple A” el nivel de copia mas perfecta de las marcas. Por ejemplo, se pueden comprar relojes de imitación Rolex donde tienen el sistema interno automático como los Rolex originales, cristal que no se ralla ni aunque le pases un destornillador por encima etc.

Fuimos como a tres casas distintas llenas de replicas de marcas, a todas ellas acompañado por el mismo vendedor que nos recogió en la calle. Como trabajan es algo también alucinante. Mi amigo quería unas zapatillas D&G pero no tenían su numero, pues bien, en las casas había un telefonillo en cada habitación de la casa colgado a la pared como si fuera el telefonillo para abrir la puerta principal de la casa. Con dicho telefonillo llamaban a otras casas de los alrededores diciéndoles el código que había dentro de la zapatilla y a los pocos minutos aparecía otro chino con el numero de zapatillas pedido. Parecía un autentico centro comercial!

Al final acabamos hechandonos unas risas con todos los dependientes de cada planta, con nuestro vendedor que nos acompañaba a todas partes e incluso hablando japones con unas cuantas dependientas que les hacia gracia que siendo europeos habláramos japones e ingles. En una de las casas incluso me ofrecieron trabajar para ellos por 10000 RPM/mes porque decían que era guapo y hablaba ingles y japones. Según tengo entendido 10000 RPM es un salario muy por encima del salario medio en Shanghai.

Family Mart en Shanghai.