Ayer que hacia muy buen día por Tokio y Saitama descubrí que desde la la ventana del balcón de mi casa se puede ver el monte Fuji.