Ya tengo las maletas medio preparadas con la ropa que me hace falta, los libros etc. Ya tengo muchísimas ganas de llegar a Tokio de nuevo. De hecho ya hace una semana soñando todas las noches con Japón y despertándome a menudo por si perdía mi avión.

Estos días que me quedan aquí en España serán días de despedidas. El domingo pasado ya hice comida de despedida con la familia de mi padre, este sábado haré cena y fiesta de despedida con mis amigos, el domingo tendré comida de despedida con la familia de mi madre y por la noche me despediré de mis compañeros de trabajo. Ahora solo queda esperar…