El 2010 ya casi ha terminado y este es un buen momento del año para recordar como ha ido el año.

En general creo que el 2010 ha sido posiblemente uno de los mejores años de mi vida. He conocido a muchisima gente y mi agenda telefónica puede verificar esto ya que tengo casi 100 números de teléfonos nuevos respecto al año pasado. Salir por Shibuya o Roppongi y siempre encontrarse con conocidos por casualidad es algo genial.
Entre estos nuevos amigos también están algunos de los mas cercanos que tengo ahora en Tokyo, y otros que tienen pinta de que serán muy cercanos pronto.
Todo esto también esta relacionado a que creo que podría decir sin equivocarme que este año ha sido el que mas veces he salido de fiesta en mi vida, seguramente mas de 90 días lo que también a ayudado muchisimo a conocer gente nueva y a que me lo pase genial.

Este año ha sido también el que mas he viajado hasta ahora. He tenido la posibilidad de viajar a paises como Korea, Taiwan, Rusia, España, Hong Kong, Hawaii y a Saipan que voy a ir el jueves que viene. Además de haber viajado dentro de Japon a Nagoya, Osaka, Nara, Hiroshima, Niijima etc.
Todo esto también relacionado con el cambio de empresa que hice a principios de año donde tengo mejores condiciones tanto económicas como de tiempo libre.

Lo único de lo que me arrepiento de no haber hecho este año es el no haberle dedicado mas tiempo a mi carrera profesional y el no haber aumentado casi mis conocimientos técnicos en el campo de la informática, así que para propósitos para el 2011 me he propuesto el sacarme la licencia de VCP de VMWare, hacer como mínimo uno de los examenes para le CCNP de Cisco y sacarme el ITIL o por lo menos estudiarlo.

Otro propósito que tengo es el de mejorar mis condiciones físicas y ponerme mas fuerte, cosa que ya he empezado a hacer desde hace poco mas de un mes al apuntarme al gimnasio.

Como ultimo propósito tengo el de hacer algo mas de actividades culturales en vez de salir tantísimo de fiesta como he hecho este año. El único “problema” de hacer tantos amigos viviendo al lado de Shibuya es que siempre tienes invitaciones para ir a beber con alguien, lo que hace que el día siguiente se pierda casi por completo.