El otro día andando por Shimokita-zawa me encontré con este gato sentado en la puerta de una cafetería.
Al parecer el dueño de este gato siempre va a la misma cafetería con el gato, lo que hace que se pare muchisima gente ha hacerle fotos al gato.