Un fuerte terremoto de 6,9 grados en la escala abierta de Richter sacudió ayer una amplia zona costera de la provincia de Ishikawa (centro de Japón), donde causó un muerto, al menos 170 heridos y el desplome de 44 edificios, según fuentes oficiales.
A las 09.42 hora local temblaron durante medio minuto los edificios de la región de Hokoriku, en la isla nipona de Honshu, debido al sismo ocurrido a once kilómetros de profundidad en el Mar de Japón, que provocó la emisión de un aviso de “tsunami” finalmente sin consecuencias e interrumpió el tráfico ferroviario y aéreo.
El epicentro de este potente terremoto se situó a 300 kilómetros de Tokio, concretamente a 40 kilómetros al oeste de Wajima, la ciudad más afectada por la destrucción.
En esa localidad al menos una mujer murió tras ser sepultada por un farol de piedra de su jardín y 44 edificios se desplomaron.
En tres provincias japonesas, Ishikawa, Toyama y Niigata, hubo además al menos 170 heridos, la mayoría leves, pero la exigente normativa para la construcción obligatoria en Japón, debido al elevado riesgo sísmico, evitó que los daños fuesen mucho mayores.
Las autoridades japonesas alertaron de la posibilidad de fuertes réplicas del fuerte terremoto y, a última hora, se habían producido al menos cien temblores.

(Vía: El Telégrafo)

Seguramente todos habréis visto en las noticias el gran terremoto que se ha producido en Japón. Yo, cuando me he enterado del terremoto en las noticias, he llamado a Ayumi para preguntarle si estaban todos bien, pero por suerte para mis amigos y familiares en Tokio, el terremoto ha sido a 300 kilómetros de allí, por lo tanto, tengo entendido que en Tokio apenas se ha notado y están todos bien.