Los japoneses se disponen a dejar de lado las tarjetas de crédito, las billeteras y los códigos secretos: pronto podrán hacer sus compras con una simple huella digital, gracias a la floreciente tecnología biométrica.

A partir de setiembre, unos 200 empleados del grupo Hitachi “pagarán de su propia persona” con el fin de poner a prueba un nuevo sistema en el que ya no son necesarios las tarjetas, monedas o billetes y que cuenta con la colaboración de varios comercios y de la sociedad de crédito JCB.

Al pasar por caja, los empleados especificarán que desean pagar a través de su cuenta JCB, por lo que deberán pasar un dedo sobre un lector que captará la imagen del sistema vascular a través de un rayo luminoso, sin contacto directo.

Según Hitachi, como la estructura de los vasos capilares del dedo es única y no se modifica con el tiempo, es imposible reproducirla artificialmente. Los datos biométricos del comprador, transmitidos por vía informática, serán comparados en el acto con el registro de JCB y las referencias bancarias del cliente.

Al igual que para una compra tradicional pagada con tarjeta de crédito, el monto será automáticamente deducido al finalizar el período de la cuenta correspondiente. En caso de que la huella no corresponda a los datos de la entidad, la transacción será denegada. “Es rápido, práctico y seguro”, dijeron en Hitachi.

La biometría es un sistema muy extendido en el archipiélago, en particular en las empresas y hospitales, para los controles de acceso o las conexiones en red.

“El uso creciente de medios de pago inmateriales obliga a reforzar los sistemas de seguridad, recurriendo a técnicas de identificación de características humanas infalsificables”, explicó la empresa.

(Vía: Clarin)

En Japón hay lectores de tarjetas IC de todo tipo por casi todos los establecimientos, maquinas de bebida, taquilleros etc, así que no me extrañaría que implantaran el sistema de huellas digitales también con mucha rapidez. Ya me veo en unos años, pagando en el tren y el metro simplemente pasando la mano por encima, en vez de tener que poner el ticket o la tarjeta IC.