Como estaba previsto:

Tenia que coger un vuelo a las 11.50 en Valencia. Llegar a Milán a las 13.45 y hacer trasbordo en otro vuelo rumbo a Tokio a las 10.10 del día siguiente. Todo esto siempre con la compañía Alitalia que se encargaría directamente de enviarme la maleta a Tokio desde Valencia.

Como fue:

El vuelo a Milán se retrasa 1 hora y 40 minutos, con lo que llego tarde para coger el vuelo para ir a Tokio, que aunque fuera de la misma compañía, curiosamente este si salio muy puntual.

Una vez ya perdido el vuelo me toca ir a la ventanilla de reclamaciones. “Por suerte” hay un vuelo de la compañía JAL para esta misma noche, por lo tanto “tan solo me tendré que esperar seis horas en el aeropuerto” y no tendré que ir a buscar un hotel para coger un vuelo al día siguiente.

Al llegar a Tokio, mi maleta no estaba. Una empleada del aeropuerto me atiende muy formalmente pidiéndome mil veces perdón, llamando para averiguar el paradero de mi maleta y rellenando papeles para encontrarla y mandarmela a “mi casa en Tokio”. Mi maleta se había quedado en Milán y llegara al día siguiente al aeropuerto de Japón y será mandada automáticamente a “mi nueva casa”.

Al principio la Japonesa nada mas hacia que pedirme perdón cuando yo le decía que tenia toda la ropa en esa maleta, pero al final comprende que lo que le estoy diciendo es que necesito comprarme ropa y me da 10000 yenes (unos 73€) en el acto para que me compre ropa.

Bueno, a parte de todo esto ya estoy en Tokio sano y salvo, ya me he comprado algo de ropa interior y una camisa para aguantar un día mas y ya me han dado hasta las llaves de casa.

IMGP2209 IMGP2210

IMGP2212IMGP2211