El domingo pasado fui con Hector, Oskar y cinco amigos mas a subir una pequeña montaña en Zushi (Kanagawa).

Lo curioso de este viaje fue que Hector llevaba organizando esta escapada desde hace dos meses, pero siempre que lo organizaba para algún fin de semana, por un motivo o por otro nunca nos podíamos ir todos.
Hector volvió a mandarnos un email a todos diciendo de ir el domingo a la montaña pero este es el mes de la lluvia (tsuyu) en Japón, donde supuestamente esta siempre lloviendo y además el si mirábamos el tiempo decia que iba a llover, pero Hector ya estaba cansado de organizar este viaje tantas veces, así que envió un email que decía: “Este domingo vamos a Zushi AUNQUE LLUEVA”.
Este genial email provoco la risa entre muchos de nosotros y el plan alternativo por si llegavamos a Zushi y se ponia a llover era meternos en algún restaurante y conbini y ponernos a beber.

Al final, el tiempo cambio de repente el sábado y desde entonces que esta haciendo muy buen tiempo, así que pudimos subir a la montaña y disfrutar del paisaje con caminatas por al lado del río y disfrutar de ver tanto verde en la montaña, que por Tokyo se ve poco.

Aunque el fin de semana hizo muy buen tiempo, el viernes por la noche si que llovió, así que en nuestro recorrido por la montaña la mayoría de los tramos estaban llenos de barro y acabamos todos con las zapatillas negras hasta los tobillos.