Cuando volví de mi viaje a Rusia todo el mundo me preguntaba lo mismo… ¿Habia mucho humo?¿Hacia mucha calor?. Pues ni una cosa ni la otra. El humo de los incendios ya no se veía por Moscu a finales de agosto y la temperatura era ya de 11C.

Moscu me gusto mucho menos de lo que me esperaba, o quizá fue el carácter de los rusos lo que no me gusto. Posiblemente fue la combinación de ambos aspectos. Creo que acerté bastante en solo quedarme dos días y tres noches allí, ya que con esto te da tiempo suficiente a ver los principales lugares turísticos de la ciudad.

Por Moscu nadie hablaba ingles, pero cuando digo nadie, digo nadie de nadie. Además de no hablar nadie ingles, si pedías ayuda a alguien la gente te hablaba en ruso sin piedad, y si hacías cara de no entenderte te seguían hablando en ruso e incluso se enfadaban por que no los entendías.
Por las calles y las estaciones de tren… Pues no vi ni un letrero en ingles, teníamos que ir mirando los caracteres rusos de nuestra guía de viaje para ver si el nombre de la estación era el mismo o no.

Quizá el tiempo también tuvo un factor importante, ya que se paso la mayor parte del tiempo lloviendo, y después de venir de Tokyo con la calor que hacia, el meterse a Moscu a 11C fue algo que no me sentó muy bien. Estaba congelado!

Menos mal que los edificios eran bonitos y la comida estaba toda muy buena.

http://www.flickr.com/photos/alainkun/4992317445/in/set-72157624836334669/