Hoy, como cada domingo, he ido a casa mi abuela a comer con la familia una deliciosa paella, pero sin embargo hoy he ido a la hora de hacer la paella para practicar antes de ir a Tokio. Y es que la última vez que estuve en Tokio me lleve un paellon para cinco personas dentro de la maleta, ya que sabía que a los japoneses les encanta la paella y por esas tierras están muy caras.

El día que me dispuse ha hacer la paella fuimos de compras para comprar todo lo que me hacia falta y no había en la casa. Pregunte si tenían azafrán y me dijeron que si, así que no compramos azafrán, y cuando fuimos a comprar la carne descubrí que en Japón no se vende conejo para comer, así que fue toda de pollo y cerdo.

Una de las cosas que no había pensado a la hora de hacer la pella era el fuego. En Japón no venden los fogones redondos que tenemos nosotros para hacer la paella y que tiene dos líneas de fuego, así que la hice como pude en un camping gas donde no llegaba el fuego a todos los lados, así que al final se quedaron algunas zonas con el arroz un poco crudo. A la hora de tirar el azafrán me dieron unas hierbas, que nunca había visto, tire unas poquitas y al ver que no cogia color tire todo el puñado de hiervas que tenían, y se echaron las manos a la cabeza preguntándome que hacia, a lo que yo conteste: “Dándole color a la paella”. Cuando llegue a España descubrí que aquello era el verdadero azafrán y que es carísimo, al parecer lo que nosotros usamos para la paella es simplemente colorante.

 

Y aquí les dejo una imagen de la paella que hice en Japón:

Cuando llegue a España, lo primero que hice fue comprarles un fogón en condiciones para hacer la paella, comprar azafrán (colorante) y hacer un video manual de cómo hacer la paella y se lo envié todo a Tokio. Desde entonces que habitualmente hacen paellas y por lo visto les salen bastante buenas:

paella13 paella16paella14paella6  paella12 paella18