Después de dos meses en mi nuevo piso en Naha (Okinawa), la semana pasada hice mi primera home party con toda la nueva gente que he ido conociendo durante este tiempo.

Si los japoneses tienen fama de ser super puntuales, este no es el caso de la gente de Okinawa que siempre llega tarde. Ya había hablado con mis amigas que siempre llegaban tarde, así que me prometieron mil veces que esta vez llegarían a la fiesta a las 20.00 en punto. Que risa! Ellas fueron las primeras que llegaron a la fiesta, pero llegaron a las 22.00! El segundo grupo de gente que llego llego como a las 22.45 y desde esa hora la gente iba llegando a cuenta gotas hasta la 01.00am. En total creo que vinieron como unas 15 personas.

Les cocine un par de tortillas de patata, pan con tomate, champiñones al ajillo, pollo con tomate y por supuesto, un buen cubo de sangría! Parece que les encanto, aunque todas las chicas se esperaban un plato de paella esa noche (Pues va a ser que no como paella para cenar).