Hace un par de semanas me sentí por primera vez como un hosto.

Era un domingo de resaca sobre las 14.30 cuando me despertó un email de una amiga que decía: “Hoy hay una fiesta en Roppongi a las 18.00, ¿te vienes?”. Genial pensé yo, aun estoy todo resacoso tumbado en la cama y ya me están diciendo de ir a beber en unas horas.Cogí el movil y conteste: “¿Que clase de fiesta?”.

Ya me había vuelto a dormir cuando me llego la respuesta a mi movil, era un email super largo en un japones formal y con unas fotos adjuntas y una dirección de una pagina web. Era una invitacion a una fiesta con descuentos y unas fotos que parecían la recepción de un hotel, con asientos lujosos, suelo con moqueta y lamparas de esas con cristalitos.
Madre mía quefiesta mas pija pensé yo, y además estaba super vago para leer un email tan largo en Japones y ponerme a buscar los kanjis que no me se.

Volvi a contestar: “¿Esto que es una fiesta en un hotel?”
Mi amiga contesto: “No, es una fiesta en la que soy parte de la organizacion y tenemos un problema porque no hay bastantes chicos”.
Que problemon pensé yo (lease con ironia), ¡eso significa que hay muchas chicas!. Se me paso la resaca de golpe y me fui al ordenador a mirar la web del email y leer bien la invitacion.
Era un bar lujoso en Roppongi donde se hacia una fiesa privada en la que había que estar en la lista para poder entrar. Entradas para los chicos por 5000 yenes (2500 con la invitacion) y reserva de mesa por 10000 yenes. Ya me cuadraba todo, tenían la lista de asistentes llena de tías, por eso sabían que no iban a ir casi chicos a la fiesta.

Llame a mi amiga por teléfono y me contó que era parte de la organizacion porque su amiga era DJ y pinchaba en la fiesta también. Me pidió que fuera y que invitara a algunos de mis amigos.
Hice unas cuantas llamadas telefónicas pero ya sabéis, domingo al medio día, la mitad de mis amigos resacosos sin querer ni escuchar la palabra alcohol. Por suerte Oskar (Ikusuki) me dijo que si que venia y tras avisarlo que se pusiera camisa en vez de camiseta me puse a arreglarme yo.

A las 18.00 entramos al local acompañados de mi amiga y su amiga la DJ la cual nos presento esa noche. Efectivamente, el local era como en las fotos, todo lleno de asientos con mesas y todas las mesas ocupadas llenas de chicas.
Al principio fue un poco vergonzoso, ya que eramos practicamente los únicos de pie, delante de la mesa del DJ y rodeados de chicas mirándonos, además eramos los únicos extranjeros en la fiesta.
Por suerte mi amiga y su amiga DJ venían cada cierto tiempo a hablar con nosotros y nosotros íbamos haciéndole visitas a la barra del bar a pedir bebidas.
Cuando los otros chicos que trabajaban allí nos veían que estábamos en el medio hablando entre nosotros siempre se venían ha hablar con nosotros y nos cogían y nos presentaban a chicas que estaban sentadas y nos hacían quedarnos con ellas.
Mi amiga iba y venia y nos daba tickets de bebida gratis a escondidas. Una vez me negué a uno de los chicos que nos quería sentar con unas chicas y el tío me suplico que me sentara tan solo 10 minutos ha hablar con ellas y que luego me podia levantar (soy un hosto pense!). Nos sentamos con ellas y al poco rato seguimos con nuestras visitas a la barra.

Al final acabamos bebiendonos 5 o 6 cubatas gratis, hablando con unas cuantas chicas y conociendo a un par de DJs y un par de chicos que se dedican a organizar fiestas. Desde ese día, no paran de llegarme invitaciones a fiestas.

Sin duda una nueva experiencia, una noche haciendo de hosto en un local de lujo.