Tras la broma que os gaste el día 28 de diciembre sobre que en Japón se celebra el fin de año en una fecha distinta a la de España, me encuentro con una noticia que da que pensar que tampoco seria ninguna locura que Japón celebrara el fin de año en una fecha distinta.
Vía infobae leo una noticia en la que dice que solo el 35% de la población mundial celebra el fin de año el 31 de diciembre. Aquí os pongo algunos extractos de la noticia:

Son los 2.100 millones de personas que se rigen por el calendario gregoriano, que fija esta fecha como el comienzo de un nuevo ciclo. El 65% restante, entre los que se destacan  judíos, musulmanes y budistas, vive el 31 de diciembre como un día más.

[...]Los judíos por ejemplo, festejaron del 15 al 22 de diciembre el Hanukka.

[...]Los musulmanes, alrededor de 1500 millones en todo el plantea, viven el año 1427 y el 31 de diciembre no significa nada para ellos. Sus fiestas corresponden a la celebración del último día del Hayy y el Radamán regidos por un calendario lunar y esto será en la nueva luna de febrero.
Por su parte, los budistas recién tendrán su año nuevo con la luna nueva  febrero, aunque sin la celebración espectacular que se vive en el mundo cristiano.