Desde que estoy viviendo en Okinawa, he intentado salir de fiesta todos los fines de semana (no es que me haya tenido que esforzar mucho) pero casi siempre he salido por los mismos lugares.

Hasta ahora siempre he salido por Naha que es la ciudad donde vivo y la capital de la prefectura de Okinawa y solo he salido una vez de fiesta por la ciudad de Okinawa (si, hay una ciudad que se llama Okinawa). Aun me queda mucho que investigar, ya que tengo entendido que en las ciudades de Okinawa, Chatan, Ginowan etc hay muchos mas clubs que en la propia capital.

Lo que si que es verdad es que habrá ido a unos 5 clubs (discotecas) distintos y lo que todos tienen en común es que al pagar la entrada tienes derecho a nomihodai (barra libre) toda la noche hasta que cierren y lo mejor de todo es que los precios de la entrada son incluso mas baratos que la entrada con una bebida en casi cualquier club de Tokyo.
Los precios rondan entre los 2000 y 2500 yenes la entrada para los chicos y 1000 yenes para las chicas. Si las chicas entran antes de las 23.59 el precio de la entrada solo les cuesta 500 yenes! 500 yenes y pueden beber hasta las 5.00am ! Esto es una locura.

Y que es lo que se puede beber? Pues normalmente esto incluye unas 3 o 4 bebidas alcohólicas como whisky, vodka, awamori o gin y refrescos o simplemente awamori que es la bebida por excelencia de Okinawa. La mayoría de ellos tienes que ir a la barra a pedir las bebidas alcohólicas, pero puedes servirte tu mismo las bebidas no alcoholicas e incluso el awamori, que esta distribuido por el club en servidores como si fueran los del agua, pero llenos de awamori.

Los japoneses tienes fama de ser bastante flojos con el alcohol pero la verdad es que estos okinawenses se beben el awamori como si fuera agua.

El awamori lo suelen beber con cubitos y agua y lo mejor es que como te puedes hacer la mezcla tu mismo, te lo puedes cargar todo lo que quieras. Las veces que he intentado tumbar a los okinawenses a base de awamori siempre he salido bastante mal parado. Voy a tener que vengarme haciendo una fiesta con sangría.