La vida en Japón es muy cara, y en Japón se vive una gran influencia por el mundo de la moda, por lo que las chicas jóvenes japonesas o incluso algunos chicos, quieren ir siempre a la ultima comprándose ropa de grandes marcas y complementos carísimos.
Por este motivo, es por el que un 70% de la población femenina (en Tokio) ha pasado alguna vez a ejercer de “Hostess” o algún trabajo parecido para poder pagar todas estas grandes marcas. ¿Que son las “Hostess”?. Las “Hostess” son en realidad chicas de compañía. En Japón los locales de “Hostess” están por todos lados, y si están por todos lados es porque tienen clientes y trabajadoras, incluso hay barrios donde esta plagado de estos clubs como puede ser kabukicho o Roppongi.
En estos locales, los hombres suelen entrar pagando una entrada de unos 3000 yenes como mínimo (21€) donde con este precio se incluye la barra libre y la conversación por una hora con alguna de las “Hostess”. El trabajo de las “hostess” es hacer que el cliente se sienta bien y hablarle de cosas que le guste oír o de guarrerías para que el cliente este a gusto, y ademas intentar que el cliente invite a copas a las “hostess”, ya que el cliente solo ha pagado sus consumiciones, pero las de la chica que le acompaña durante la noche no las ha pagado, por lo tanto por cada copa que la chica consiga, ella se llevara una comisión. También hay comida, botellas de vino etc, por lo que cuanto mas consiga la chica que el cliente gaste, mas comisión se llevara ella.
En algunos locales (y no en todos) hay un servicio especial donde la el cliente puede elegir un baile privado, y la chica se queda solo con los pantalones en una habitación a parte y le hace un baile al cliente, aunque esto no suele ser lo normal, ya que lo normal es que las chicas solo hablen, aunque como podéis imaginar en esta clase de bailes si que se llevan una buena comisión.
En fin, ya podéis imaginaros el ambiente que se vive en un sitio de estos, chicas despampanantes con vestido diminutos haciéndoles la pelota a los clientes para que ellos se dejen un dineral en el loca.
Hay que mencionar que en estos locales suelen haber reglas como el no quedar con ningún cliente después del trabajo, no tener sexo en el local o cualquier cosa que pueda parecer prostitución. En realidad parece justamente un prostíbulo, pero solo estas pagando por hablar con las chicas.