Siguiendo el tema de los supermercados de ayer, aquí os muestro otra cosa que me parece curioso de allí.
En los supermercados japoneses el precio en los productos no viene puesto en un papelito como en España, si no que viene con una pequeña pantalla digital donde se muestra el precio del producto en grande, y en pequeño el precio del producto por cada 100 gramos (en el caso de los alimento).
Para cambiar el precio de estos productos, un empleado se acerca hasta la pantallita digital de los precios y se conecta con otro aparato que lleva el empleado para poder modificar los precios. Esto no es ninguna novedad exclusiva de Japón, ya que cuando estuve estudiando en Inglaterra también los vi, pero se hace curioso compararlo con España.

Foto de la pantalla digital con el precio.