Parece ser que hay algunas empresas que se están espabilando en exportar productos a Japón.
El otro día en un supermercado de Tochigi me encontré una estantería que vendían paella de marisco y paella valenciana (de carne). Lo que vendían era un pack que llevaba el caldo de la paella para solo tener que añadirle el arroz y la paellera incluida. Os podéis imaginar como puede estar una paella hecha de esa manera, pero lo gracioso es que en el caso de que le guste a alguien, el caldo suelto no lo vendían, por lo que por cada vez que alguien quiera comer esa paella tiene que comprar otra vez la paellera que va incluida.