El otro día en la estación de Shibuya me encontré esta maquina expendedora.
Si si, no la miréis así de raro, es una maquina expendedora de plátanos. Lo único que se puede comprar en esta maquina son plátanos.