Anoche me paso algo que no me había pasado nunca en Tokyo.
Resulta que ayer celebramos el cumpleaños de David (mas conocido por Flappy) por Tokyo, así que nos juntamos una pandilla de 12 personas para ir a beber, cenar etc por Tokyo. Nos metimos a cenar a un yakiniku cerca de Shibuya donde al final de la cena había una abuelete japones que llamaba la atención porque se le veía que iba bastante bebido e iba abrazando a las camareras y hablando con la gente y tal. Al final de la cena, Hector se hizo cargo de recoger todo el dinero de nuestra cena, la cual subió unos 36000 yenes (270 Euros). Cuando Hector se acerco al mostrador a pagar, el japones borrachete se abalanzo sobre hector para evitar que pagara, chillando que el iba a pagar la cena de todos. Hector intento evitar al abuelo insistiendo en que nosotros pagariamos nuestra cena, pero después de mas de 15 minutos hablando con el abuelo etc y teniendo a todas las camareras al rededor, no nos dejaron pagar nuestra cena. Las camareras acabaron diciendonos que nos podíamos ir que el abuelete lo pagaría todo sin problemas, así que acabamos cenando de gratis.
Al preguntarle a una de las camareras, parece ser que el abuelete era el dueño del local (no del negocio) y que era el cliente numero uno de dicho yakiniku.

Hector contando el dinero y el abuelete diciendonos que el se hacia cargo de todo.