Desdeya hace tiempo, leo en los comentarios de este blog  que la gente tiene una idea equivocada de lo que se puede o no puede beneficiar alguien al casarse con un japones, por supuesto al comentar lo de mi divorcio he visto que hay aun mas gente de la que me pensaba que esta algo confundida con este tema.

Mucha gente cree que por el simple hecho de casarse con un japones se consigue la nacionalidad japonesa, doble nacionalidad o visado de residente permanente o algo así y esto no es cierto.
La nacionalidad japonesa es algo muy difícil de conseguir  por la que en muchos casos hay que vivir mas de 10 años en Japón para conseguir la nacionalidad japonesa renunciando a tu nacionalidad natal. Japón es uno de los países que no admite la doble nacionalidad, por la que incluso gente con padres japoneses y extranjeros solo pueden tener doble nacionalidad hasta los 20 años, pero a los 20 la ley japonesa les obliga a elegir una sola nacionalidad. Hay extraños casos de gente que tiene doble nacionalidad porque han nacido en algún país que por haber nacido en el siempre se consideran nacionales auque luego elijan la nacionalidad japonesa (Creo que este es el caso de Argentina. Si naces en Argentina eres considerado argentino toda tu vida).
Dicho esto, queda claro que simplemente por el hecho de casarte con un japones no consigues la nacionalidad japonesa.

Tampoco se consigue el visado de residente permanente, que también es algo difícil de conseguir porque hay que residir en Japón entre 5 y 10 años y haber trabajado al menos 3 años en Japón antes de poder conseguir el visado de residente permanente, por lo que por casarnos tampoco nos darán este beneficio.

Por casarte con un japones solo tienes el beneficio de poder conseguir una visa de “Esposo/a de Japones” (En caso de pedirla) la cual te permite trabajar en cualquier área laboral independientemente de tu profesión, al contrario que por ejemplo una visa de Ingeniero (Visa de trabajo) la cual solo te permite trabajar como ingeniero y no como camarero por ejemplo.
Por otro lado, al igual que todas las otras visas aunque tengas la visa de “Esposo de japones” también tienes que ir renovando el visado cada año o cada tres años, por lo que si a la hora de renovar el visado ya no estas casado pues lógicamente ya no tienes la opción de conseguir este visado.