Hace un tiempo ya os hable sobre el sistema de huellas digitales que usan en Japón desde el pasado 20 de noviembre para poder entrar en Japón, pero leyendo el blog de Japan Probe, he leído una curiosa noticia:

Parece ser, que un mes después de activar este sistema, ya habían entrado a Japón 700000 extranjeros a Japón, de los cuales 95 fueron detectados como no aptos para entrar en el país.
94 de los 95 expulsados, no pudieron entrar en el país porque ya estaban en una lista de gente deportada previamente del país. Un gran numero de estos, cambiaron sus nombres para poder entrar en el país con un pasaporte con otro nombre, y otros pocos simplemente intentaron entrar a Japón con un pasaporte falso.

Al final el sistema este no va a ser tan malo como muchos piensan.