El mes pasado Ayumi y yo fuimos a Nikko, una ciudad situada en la prefectura de Tochigi, en la región de Kanto.
Nikko es un lugar bastante importante que visitar en una visita a Japón y de muy fácil acceso, ya que esta a solo unas dos horas  de Tokyo. Nikko es bastante conocido por sus cataratas, algunos de sus templos y sobre todo por sus baños tradicionales (onsen).
Nosotros fuimos y volvimos en el mismo dia, por lo que solo nos dio tiempo de visitar Nikko Tosho-gu, las cataratas de Kegon no taki y la villa imperial; Tamozawa goyoutei.
Sin duda volveré a ir para bañarme en un onsen en medio de la montaña.

Hoy os dejo con algo de información sobre el Nikko Tosho-gu, que fue lo que mas me gusto de Nikko.
Aquí algo de información histórica extraído de la Wikipedia:

Nikkō Tōshō-gū (日光東照宮, Nikkō Tōshō-gū?) es un santuario sintoísta que se encuentra en Nikkō (Tochigi, Japón). Forma parte de los “Santuarios y Templos de Nikkō”, Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO.
Yomeimon

El Tōshō-gū fue construido desde 1634 hasta 1636, en los primeros tiempos del período Edo, para Tokugawa Ieyasu después de su muerte. Su nieto Iemitsu decidió edificar un mausoleo para que descansara el espíritu de su abuelo. Durante dos años, más de quince mil artesanos y carpinteros de todo el país trabajaron en la construcción del mausoleo que contendría las cenizas del shōgun Tokugawa Ieyasu. El mausoleo es considerado el clímax del estilo arquitectónico Gongen-zukuri, característico de los santuarios japoneses.

El lugar fue designado un santuario durante la era Meiji, pero aún conserva elementos budistas, como la pagoda, el depósito de sutras y la puerta Niomon. Una avenida bordeada por 13.000 cedros (Sugi-Namiki Kaido) lleva a la entrada del recinto, al cual hay que accesar por una torii de granito.

En el primer patio se encuentra la pagoda Gojunoto, de cinco niveles; donada por un daimyō en 1650, y reconstruida en 1818 tras un incendio que la consumió tres años antes. La columna central de la pagoda no parte de los cimientos, sino que cuelga del cuarto nivel y termina diez centímetros arriba del suelo. Esta estrategia constructiva desplazó el centro de gravedad del edificio, incrementando su resistencia a vientos y temblores.

Más adelante, está la puerta Niomon, flanqueada por dos estatuas de figuras Nio. La primera, tiene la boca abierta para pronunciar a, la primera letra del sánscrito; y la segunda figura tiene la boca cerrada, acabando de pronunciar un, la última letra. Tras la puerta Niomon está el segundo patio, con el establo sagrado. En el frente del establo se encuentra el famoso grabado en madera de los tres monos sabios. Por varias horas todos los días, el establo es usado para guardar al caballo que el gobierno de Nueva Zelanda regaló a Nikkō. En esta área también se encuentra una biblioteca de sutras. El patio está rodeado por los almacenes, y la fuente sagrada construida en 1618, utilizada para rituales de purificación.

A partir de allí, se suben dos escalinatas hacia la puerta Yomeimon, que conduce al patio final y a los santuarios dedicados al shōgun. Yomeimon es probablemente la edificación que tiene la decoración más elegante de todo el conjunto ; sus columnas de madera fueron talladas de arriba hacia abajo, para hacerlas imperfectas a propósito. Antes de llegar a la puerta Yomeimon, se pasa entre las torres del tambor y de la campana, las cuales albergan los instrumentos que simbolizan al nacimiento y a la muerte. El acceso a los santuarios del shōgun es a través de la puerta Karamon, la más pequeña del mausoleo. En los santuarios, hay un grabado atribuido al artista Hidari Jingorō.

La tumba de Tokugawa Ieyasu no se encuentra dentro de los santuarios, sino en una torre adyacente, llamada Hōtō.

Algunas fotos que saque:

Pagoda Gojunoto.

Puerta Niomon.

Establo de los tre monos sabios.

Nemuri-Neko de Hidari Jingoro.

Cenizas del Shogun Tokugawa Ieyasu.